INICIACIÓN MUSICAL


 

HORARIO:

JUEVES  DE 17:30h a 18:30h

SÁBADO DE 10:00h a 11:00h

 

 

PROYECTO FASOLET

 

¿Quienes somos?

Este proyecto está basado en la metodología IEM de Emilio Molina. La Metodología IEM es un Sistema integral de educación musical desarrollado por el Instituto de Educación Musical “Emilio Molina” que abarca la enseñanza de todos los niveles y todos los instrumentos, lenguaje musical, formación coral, grupos instrumentales, acompañamiento, armonía, análisis, contrapunto y composición, estableciendo entre todos ellos unos lazos de coherencia basados en el desarrollo integral de la creatividad, en la participación interactiva del alumnado y en la improvisación como control del lenguaje. Sus bases fundamentales son la improvisación, el análisis y el desarrollo de la audición. Se encuadra dentro de la corriente de la Pedagogía creativa, teoría que toma a la persona en su totalidad y que se dirige a su formación, importando ante todo la consecución de un adecuado desarrollo de la personalidad.

 

El proyecto Fasolet es la aplicación de la metodología IEM en la etapa de iniciación musical.

Esta dirigido a niños y niñas de entre 3 y 7 años.

 

Objetivos.

 

 ETAPA DE INICIACIÓN.

 Compartir vivencias musicales en grupo para disfrutar con la música.

 Desarrollar el sentido musical y la expresión corporal.

 Potenciar la interpretación instrumental en grupo.

Desarrollar el oído interno y el pensamiento musical.

Realizar un desarrollo integral de la creatividad.

 

ASPECTOS PRINCIPALES PARA DESARROLLAR.

La motricidad fina y gruesa.

La coordinación.

La expresión corporal.

La sensibilidad musical y emocional.

La memoria, atención y concentración.

El pensamiento lógico.

La audición.

La creatividad.

 

CANCIONES POPULARES

El punto de partida es la canción popular. El material está preparado para trabajarlo en catalán, castellano o inglés. Se canta con letra, se canta con notas, se trabaja el ritmo, la improvisación melódica y la improvisación rítmica. Cada canción tiene su audio.

 

EDUCACIÓN AUDITIVA

 

La educación auditiva es importantísima en estas edades y está presente en todos los apartados anteriores.

La clase es grupal de una hora semana. Dado la peculiaridad de atención y concentración en estas edades, debemos plantear numerosas actividades de breve duración. Una clase estándar comprende:

 

Esquema básico de clase:

1. Cantar con texto. Cantar letra y bailar.

2. Ejercicio auditivo. Reconocer timbres, ritmos, armonías y melodías.

3. Tocar al teclado o tocar el teclado y violín (depende del curso). Cantar letra, cantar notas, bailar, tocar y lectura.

4. Canción popular. Cantar letra, cantar notas, ritmo, improvisación rítmica y melódica.

5. Cantar al teclado. Otra canción nueva. Cantar letra, cantar notas, bailar y tocar.

6. Canción popular. Otra canción distinta. Cantar letra, cantar notas, ejercicio rítmico e improvisación melódica.

7. Juego armónico.

8. Reconocer los grados tonales.

9. Pegatina. Motivación extrínseca. Cada clase se premiará con una pegatina.

 

La improvisación musical, entendida como consecuencia del control del lenguaje musical, es el eje fundamental del Sistema Pedagógico:

La música es un lenguaje que se lee, se escribe y se habla. La educación musical, principalmente enfocada en la formación de intérpretes, tiene como objetivo enseñarnos a escribir y a leer, pero se olvida frecuentemente de enseñarnos a hablar, porque hablar no sólo es decir lo que otros han escrito sino aquello el músico quiera decir en cada momento.

 

Improvisar es crear, pero no debe entenderse la creación con toda su carga de responsabilidad. Cuando una persona expresa una determinada opinión ante sus amigos no se siente con la obligación de publicar sus ideas, sino que utiliza el vocabulario que conoce y ordena sus palabras con corrección sintáctica para ser entendido. Llamamos creación a este manejo sencillo del lenguaje que permite la expresión de un mensaje propio usando elementos conocidos por todos.

 

Improvisar música es hablar, es saber expresarse correctamente en el lenguaje musical con el instrumento. No sólo es lógico que el músico sepa expresarse en su instrumento, sino que no tiene ningún sentido lo contrario, es decir, que no sepa tocar más que aquello que está escrito en una partitura.

Improvisar es el resultado de un control del lenguaje, supone un aprendizaje interactivo que comparta técnica y creatividad. Para hablar música necesitamos comprender los conceptos básicos del Sistema en el que queramos expresarnos, asimilar su sintaxis y conocer sus posibilidades de discurso. Necesitamos palabras, estructuras y formas. Cuando se improvisa se utilizan reglas conocidas y asimiladas para dar vida a nuevas ideas.

 

Inferimos que la improvisación no es un añadido más o menos ornamental de la formación del músico, sino la sustancia de su formación. La improvisación no es una posibilidad más de completar la formación; lo que ocurre es que sin ella no hay formación.

 

El principal objetivo del proyecto Fasolet es amar la música, disfrutar del proceso de la interpretación e improvisación.

 

¡Mientras disfrutan, aprenden!

 

 


Si desean más información pueden rellenar el cuestionario que aparece a continuación o bien llamarnos al teléfono: 

93 783 19 70

o enviarnos un email a:

escolademusicae8@gmail.com


Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.